¿Deben ser los debates electorales obligatorios? Intervención en Cadena Ser Radio Murcia “De un plumazo 15-05-2019”

play-ser
“Resultado Elecciones Generales 28 de abril” Intervención en Cadena Ser Radio Murcia “De un plumazo 06-05-2019”
13 mayo, 2019
Artículo La Verdad de Murcia 09-07-2019 “¿Tenemos los políticos que nos merecemos?”
11 julio, 2019
Mostrar todo

¿Deben ser los debates electorales obligatorios? Intervención en Cadena Ser Radio Murcia “De un plumazo 15-05-2019”

play-ser

play-ser

Ante la negativa del Presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, a asistir a los debates electorales organizados por Cadena Ser Región de Murcia y el periódico La Opinión de Murcia con motivo de las Elecciones Regionales del próximo 26 de mayo, el presidente de la Fundación Sociedad Civil, Damián Carmona intervino en la sección “De un plumazo” de Cadena Ser Radio Murcia el pasado día 15 de mayo y manifestó su opinión al respecto.

Escuchar en:

 

“Dice la canción del inmortal Carlos Gardel:

<<Que 20 años no es nada>>

Puede ser, pero los 36 años en Andalucía y los 24 de Murcia sin alternancia política, se nos están haciendo muy, muy, muy largos.

Tras 24 años del Partido Popular en el poder,  donde la selección de los cuadros no se ha hecho en función del mérito y la capacidad, sino en función de la obediencia y adoración al líder supremo, los síntomas de agotamiento y degradación que hace ya tiempo se vienen observando, se han tornado en esperpénticos.

Los que hemos tenido “la suerte” de poder analizar el ambiente político, llevamos años observando cómo se cumple una de las máximas de la naturaleza humana: <<cuanta menos capacidad se tiene, más propenso es uno a que se le suba el cargo a la cabeza>>.

A veces uno tiene la impresión de que la toma de posesión del cargo, tiene un efecto “bautismal”, nada más finalizar el acto, te das cuenta de que estás ante otra persona, revestida de un conocimiento político, casi divino. Es muy frecuente escuchar: <<los únicos que sabemos de política somos los que estamos en ella>>

Junto con este grado de engreimiento, venía también un concepto patrimonialista del ejercicio político y una vocación de permanencia que raya en la eternidad.

No debe extrañarnos que estos síntomas de degradación intelectual y moral de la política, con el paso del tiempo se haya transformado en “el circo de los payasos” de Politilandia.

En nuestra comunidad hemos asistido estos días a un espectáculo digno de una tragicomedia griega. Nuestro Presidente ha dejado dos sillas vacías, la de esta cadena, que es líder de audiencia en la región de Murcia y la del periódico la Opinión.

Su joven edad, nos lleva a descartar que esto se deba a una educación carente de valores democráticos, como él mismo dice: <<Cuando empezó la Gürtel estaba aprendiendo a tocar la flauta dulce>>.

Tiene conocimientos suficientes, y si no asesores de sobra, para saber que su actitud además de un desplante a medios de comunicación importantes, es sobre todo un desprecio a los ciudadanos, que como dice Robert A. Dahl, tienen derecho a la información necesaria que permita una “comprensión informada”, requisito imprescindible para una democracia de alta calidad.

Si no es un problema de desconocimiento de los valores democráticos, ni de ignorancia del papel fundamental que los medios de comunicación ejercen en una sociedad libre, me pregunto cuál es el problema.

Sinceramente no vislumbro otra respuesta que la gran “virtud” de conocer sus propias limitaciones, que le incapacitan para defender con brillantez la mala gestión heredada de sus predecesores, una gestión que tampoco él ha sabido mejorar.

Después de leer el genial y riguroso artículo de Ángel Montiel del 9 de mayo, titulado: “¿Estáis orgullosos de que vuestro líder no vaya a todos los debates?”, lectura que recomiendo encarecidamente, no voy a incidir más en este tema, tengo la seguridad, de que por lo menos yo, no puedo aportar nada a este brillante relato e interpretación de unos hechos que avergüenzan a los demócratas.

Lo único que tengo que decir, es que si los hechos que se relata en dicho artículo son impresentables, la respuesta que ha recibido por parte de los aludidos les retrata perfectamente, si se sienten difamados para eso están los tribunales de justicia, pero siendo cierto, no puede ser que en vez de agachar la cabeza, pedir disculpas y dimitir inmediatamente, respondan con actitudes “matonescas” propias de dirigentes venezolanos, e intenten “matar al mensajero”, como sucedió en la comida de la CROEM.

Espero que la sociedad murciana haya tomado nota y exija los cambios normativos necesarios: limitación de mandatos, democratización de los partidos políticos, obligatoriedad de realizar debates, etc…,  para impedir que se vuelvan a producir estos bochornosos espectáculos, pues como pensaba Montesquieu: las leyes son el mejor freno a las veleidades de la naturaleza humana.”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *