Artículo La Verdad de Murcia 15-10-2019 “Políticos, lobos y corderos”

Artículo La Verdad de Murcia 30-08-2019 “Juventud, divino tesoro”
16 octubre, 2019
la verdad 12-03-2019
Juicio del “Procés” Artículo La Verdad de Murcia 12-03-2019
16 octubre, 2019
Mostrar todo

Artículo La Verdad de Murcia 15-10-2019 “Políticos, lobos y corderos”

la verdad 15 octubre 2019 encabezado

la verdad 15 octubre 2019 encabezado

Los políticos no se atreverían a ser lobos si los ciudadanos  no fuésemos corderos.

 

La valoración de los políticos no para de descender, por si faltaba algo estos días hemos asistido a la necesidad de repetir las elecciones por su incapacidad para llegar a acuerdos,en este momento andan culpándose los unos a los otros mientras los medios de comunicación los responsabilizan a todos reflejando el sentir de la sociedad. Lo único que me llama la atención de esta posición unánime, es ver a la izquierda radical defensora de la democracia directa, compungida ante el esfuerzo de tener que votar 4 veces en 4 años.

Inmolar a la clase política para salvarnos los ciudadanos, puede ser muy gratificante para nuestra autoestima, pero esta falta de autocrítica es el camino más seguro hacia el desastre.

¿Por qué nuestros políticos se comportan como lo hacen? La respuesta es muy sencilla, porque se lo permitimos. Como diría Casio: <<¿Y por qué, entonces, habría de ser César un tirano? ¡Pobre hombre! Bien se me alcanza que no se atrevería a ser un lobo a no ver que los romanos son unos corderos. ¡Ni sería león si no fueran ciervos los romanos!>>.

Después de muchos años los herederos de Roma disfrutamos del mejor sistema político de la historia,Occidente es un oasis geográfico y temporal.España que fue protagonista de su construcción, ha pasado por muchas vicisitudes hasta que en 1978 regresó al camino, recuperando aceleradamente desde esta fecha, que debería estar señalada en nuestra historia y nuestros corazones, el papel primordial que nos corresponde.

Es verdad que después de 40 años se han detectado algunos fallos en el sistema, pero creo que sería muy injusto culpar a los artífices de la Transición por no hacerlo todo perfecto, cuando nosotros no somos capaces de algo tan ínfimo en comparación con su proeza, como corregir y adaptar a nuestros días un modelo tan exitoso.

Pienso, como casi todos,que uno de los problemas fundamentales lo constituye el bajo nivel de nuestra clase política, pero en democracia el responsable último es el pueblo soberano.Si queremos avanzar, necesitamos una sociedad civil mejor organizada y más activa, pero sobre todo tenemos que dejar de votar a quien con su comportamiento pone en peligro la convivencia y el desarrollo de la sociedad Española.

Alguien podrá alegar, con toda razón, ¡no se salva ni uno! Permítanme que como Abraham apele a vuestra justicia, pues puede ser que haya diez justos en esta Sodoma y Gomorra que es la política actual;por lo tanto, no condenando a toda la clase política, pero sabiendo de sus defectos, permítanme plantear humildemente unas prioridades en la toma de decisión del voto, aunque sea para elegir al menos malo.

Los partidos nacionalistas y separatistas constituyen sin duda el principal problema de España, pues su objetivo es acabar con nuestro país; pero también es peligroso votar a quienes los apoyan, toda esa amalgama de partidos que conforman la izquierda radical y que apuesta por un referéndum de autodeterminación. Hay que tener cuidado también con los que comprenden y están dispuestos a conllevar el problema y no atajarlo de raíz.

El régimen de 78 ha supuesto para España los años de mayor bienestar y libertad de nuestra historia, no podemos poner en peligro estos logros votando a quienes pretenden derribarlo. La izquierda radical ha explicitado este objetivo y pretende instaurar un régimen chavista, o sin ambages, directamente comunista ¡que tan buenos resultado ha dado siempre!

En último lugar, sobre todo porque no tengo más espacio, tenemos que acabar con aquellos partidos dispuestos a formar gobiernos retrógrados que quieren recortar derechos, sigo refiriéndome a la izquierda radical que pretende acabar con los derechos individuales, recortar la libertad de prensa y que se pretende moderna y progresista porque ha renunciado a la propiedad de los medios de producción,aspirando ya únicamente a apropiarse directamente de la producción.

Artículo La Verdad de Murcia, 15-10-2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *