Los modelos de PODEMOS: Venezuela, Grecia y Yugoslavia.

Situación Político – Constitucional de Cataluña
24 octubre, 2017
Fundación Sociedad Civil en la SER
6 febrero, 2018
Mostrar todo

Los modelos de PODEMOS: Venezuela, Grecia y Yugoslavia.

Los modelos de PODEMOS:

Venezuela, Grecia y Yugoslavia.

 

Los dirigentes de Podemos tienen como objetivo vital acabar con el “régimen del 78” como primer paso para imponer un régimen comunista, su líder Pablo Iglesias dijo en la tuerca: <<Los comunistas tienen la obligación de ganar. Un comunista que pierde es un mal comunista y Lenin no dijo en 1917 comunismo, sino paz y pan. Y eso le sirvió para agregar una cosa enorme en un momento muy preciso…es un problema de agregar fuerza… de que discurso eres capaz de construir, que un momento determinado, tu dices, yo tengo la fuerza de las mayorías sociales>>”. Desde Lenin esta estrategia, la de cubrirse con la “piel de cordero”, ha sido habitual entre sus seguidores; lo que es relativamente nuevo, es la estrategia del comunismo de cambiar de nombre, el desprestigio de esta ideología, incipiente tras el aplastamiento por Leonid Brézhnev de La Primavera de Praga en 1968, se tornó incuestionable con la caída del muro de Berlín en 1989. Durante este periodo muchos intelectuales de izquierdas abandonaron el comunismo, pero los más fanáticos han intentado justificar el fracaso comunista y como buenos seguidores de Lenin enmascaran sus intenciones, y ahora sus ideas cambiando de nombre.

En este contesto, los comunistas españoles orquestan la idea de un partido que no llevara el nombre de su ideología para hacerlo mas digerible; fundando Izquierda Unida al calor de las movilizaciones para exigir la salida de España de la OTAN en 1986. Desde entonces este partido político y sus afines, se han apuntado a todo lo que pudiera desestabilizar el régimen constitucional, empleando el agitprop para deslegitimar los sucesivos gobiernos, desde el tema que propicio su origen, pasando por las nucleares, Maastricht, la moneda única, el ecologismo, la guerra de Irak, etc. etc.; hasta la caída de Lehman Brothers en 2008 que dio lugar a la crisis mas importante desde el crack de 1929, y ofreció a este mundo de radicales la mayor oportunidad desde su origen.

Esta oportunidad que no supieron aprovechar los líderes de IU en su momento, ha sido el motor de un grupo de comunista criados entre sus bases, y engordados por los petrodólares venezolanos que parasitando el movimiento 15-M han llegado a tragarse a sus progenitores.

Desde su fundación en 2014 Podemos ha ofrecido al electorado español varios modelos alternativos al tan denostado por sus líderes “régimen del 78”

Inicialmente, propusieron importar el modelo venezolano a España, además de por convicción, agradecidos por su generosa financiación. Más que les pese, en esa época ensalzaban las virtudes del régimen chavista, como demuestra la “maldita hemeroteca” y no me refiero a la de la sexta por supuesto, así se expresaba Pablo Iglesias en su faceta de telepredicador: <<En los últimos diez años algunos países de América latina han implementado modelos de desarrollo alternativos al neoliberalismo, por una parte países como Venezuela, Ecuador, Bolivia…han trazado un camino político que quizá en estos momentos de crisis pueda representar un camino para los pueblos del sur de Europa afectados por unos recortes sociales que están destruyendo lo poco que quedaba del estado de bienestar>>

Si ya en aquel momento salvo los muy “cafeteros”, nadie dudaba de que este régimen sólo podía traer miseria y falta de libertades, actualmente el desastre es tan inmenso que los dirigentes de Podemos niegan siquiera haber puesto sus esperanzas en él.

Visto el fracaso del modelo Chavista, nos tentaron con la solución Varoufakis, que iba más allá del derribo del modelo constitucional español, pretendiendo arramblar con Europa.

Así a comienzos del 2015 en la campaña electoral griega Pablo Iglesias afirmó:<<El viento del cambio sopla en Europa, en Grecia se llama Syriza, en España se llama Podemos, vuelve la esperanza. Syriza, Podemos, ¡venceremos!>>

El 29 de junio de 2015 se derrumbó la esperanza, los griegos sufrieron un “corralito” y actualmente Pablo Iglesias ya no habla de Grecia, que se ha empobrecido aún más y donde se han recortado las pensiones, la partida más sagrada del estado del bienestar.

Tras el “éxito” griego, Pablo Iglesias sube un peldaño más en la escala del pragmatismo, y en contra del internacionalismo defendido siempre por la izquierda se sube al carro del independentismo, si le sirve a sus intenciones, no va a dejar pasar la oportunidad que el supremacismo catalán le está brindando, aunque para ello tenga forzar sus ideas hasta el punto de borrar una de las pocas diferencias entre los dos totalitarismos de la historia, el comunismo y el fascismo.

Rápidamente además han buscado los argumentos para ocultar sus verdaderas intenciones, según los líderes de podemos ellos no son independentistas, pero la mejor defensa de España pasa por la solución que ellos proponen, que además de ser la “única” que puede acabar con el conflicto, no tiene alternativas serias salvo el “inmovilismo” de cumplir las leyes, lo cual según ellos sólo contribuye al crecimiento del independentismo; al parecer el adoctrinamiento durante cuarenta años en las escuelas, y el control de los medios de comunicación, generosamente regados por el independentismo, no tiene nada que ver en su aumento.

En que consiste ese “bálsamo de Fierabrás”, pues ni más ni menos, que en la posibilidad de que cualquier autonomía, quien sabe si incluso colectivo que lo desee, tenga “derecho a decidir”, algo así como si en un edificio de 17 viviendas cada uno de los propietarios pudiera decidir en cualquier momento la estructura que más le guste, el resultado sería el deseado por estos líderes carismáticos, el derrumbe del edificio, es decir la solución yugoslava.

Los líderes de podemos y todos sus grupos afines que conforman el panorama de la izquierda radical y una parte del independentismo, los antisistema, sólo tienen una intención, acabar con el régimen que ha proporcionado a España el mayor periodo de prosperidad y libertad en toda su historia, para instaurar un régimen comunista. Sinceramente he de decir que no creo que sea simplemente por maldad, pienso que la mayor parte de sus integrantes pertenecen a una generación criada en la abundancia, y que como los niños minados de Schumpeter no valoran lo que a nuestros predecesores les ha costado tanto esfuerzo conseguir; además y en contra de lo que presumen, creo que están muy lejos de ser los mejor formados de su generación, por lo menos en historia, si no fuese así, sabrían que el comunismo ha sido la ideología que mas miseria, sufrimiento y muertes ha producido en el mundo durante el siglo XX, y si fuesen tan buenos politólogos, no dudarían que el socialismo del siglo XXI sólo puede producir los mismos resultados, ya tienen el ejemplo de Cuba, que ha pasado del siglo XX al XXI con la misma miseria y falta de libertades, o Venezuela, ejemplo paradigmático del socialismo del siglo XXI, sobre el que no es necesario insistir.

A pesar de todo, aún quedan incondicionales que argumentan que las ideas comunistas siguen siendo válidas, que lo que ha fallado son las personas que las han aplicado, pero esta vez, ellos, guiados por el bien común y su infalibilidad, nos guiarán hasta alcanzar el paraíso. Todos los comunistas que han llegado al poder y han puesto sus ideas en práctica, me imagino que han pensado lo mismo, lo que no ha variado ha sido el resultado, miseria y represión, el fallo es de la ideología comunista que se basa en un concepto erróneo de la naturaleza humana, sobre el cuál es imposible construir una sociedad libre y próspera, en la que merezca la pena vivir, y permita el desarrollo individual de sus ciudadanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *